Goodbye, PMI: Gigante de la industria tabacalera removida de la colaboración canadiense para la vacuna contra el COVID-19

¡Hoy estamos celebrando una gran victoria para el control del tabaco! Gracias a los esfuerzos colectivos de más de 100 miembros de la FCA, Philip Morris International (PMI) ha sido retirada como accionista del fabricante canadiense de vacunas, Medicago Inc. Este desarrollo sigue al rechazo ampliamente aplaudido de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la vacuna contra el COVID-19 de Medicago en Marzo pasado para la distribución como vacuna de emergencia, que fue provocado por numerosas denuncias, cartas y diversas intervenciones.

El esfuerzo de incidencia de 21 meses fue liderado por ASH Canadá y Corporate Accountability, con el apoyo de GGTC, STOP, la Secretaría del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), la Organización Panamericana de la Salud, Médicos por un Canadá Libre de Humo, la Coalición de Quebec para el Control del Tabaco y muchas organizaciones de sociedad civil, y líderes de control del tabaco de todo el mundo. Estas organizaciones y líderes instaron a la OMS, GAVI, COVAX, FDA y a numerosos gobiernos y reguladores a evitar aprobar, aceptar y distribuir la vacuna de Philip Morris. Un mensaje clave de la campaña de incidencia fue “el control de una pandemia no debe hacerse a costas de otra”. La pandemia del tabaquismo cobra más de ocho millones de muertes al año en todo el mundo y los productos de Philip Morris son uno de los principales contribuyentes a esta enorme carga de muerte y enfermedad.

Estos esfuerzos colectivos de defensa dieron lugar a un fuerte llamamiento público mundial que se presentó recientemente en la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra, instando a todos los países a rechazar la vacuna que se produjo con la colaboración de Philip Morris. Corporate Accountability y ASH Canadá emitieron la declaración en nombre de 115 organizaciones de sociedad civil que firmaron el documento. La noticia de la salida anticipada de PMI de Medicago siguió poco después y ahora se ha materializado.

El Artículo 5.3 es la piedra angular del CMCT y la interferencia de la industria tabacalera es la barrera más grande para su implementación. La colaboración en la vacuna contra la COVID-19 por parte de Philip Morris tenía el potencial de socavar las obligaciones que le asisten a los Estados miembros del precitado instrumento internacional de salud pública que aceptaran la vacuna y pasaran por alto dichos compromisos para evitar las asociaciones con la industria tabacalera y los potenciales esquemas de encubrimiento relacionados.

La inversión de Medicago reflejó los esfuerzos continuos de supuesta "responsabilidad social corporativa o empresarial" de Philip Morris destinados a mejorar la imagen pública empañada de la gigante tabacalera. Afortunadamente, los gobiernos canadienses y el principal accionista de Medicago fueron presionados con éxito para retirar a Philip Morris de la colaboración. Los gobiernos canadienses fueron criticados públicamente por colaborar con Philip Morris y contravenir sus obligaciones del CMCT al desafiar abiertamente el Artículo 5.3. Irónicamente, el gobierno canadiense defendió una decisión en la COP8 del CMCT instando a todas las Partes a implementar el Artículo 5.3 y sus directrices para maximizar la transparencia y evitar la interferencia de la industria tabacalera. De manera inquietante, Canadá no se adhirió a su propia directiva vinculante del CMCT.

Instamos a los miembros de la FCA y a las organizaciones de sociedad civil alrededor del mundo a que recuerden a todas las Partes del CMCT  las obligaciones que se derivan en virtud de este instrumento, incluida la necesidad de protegerse para evitar colaboraciones o asociaciones similares con la industria tabacalera mediante la implementación del Artículo 5.3 y sus directrices. Canadá es visto como un líder mundial en el control del tabaco. Si Canadá es vulnerable a la interferencia de la industria tabacalera, también lo son muchos países, especialmente aquellos que no han implementado las directrices estrictas para el Artículo 5.3.

También instamos al gobierno canadiense a cumplir con su directiva de la COP8 y dar el ejemplo implementando completamente el Artículo 5.3 para evitar futuras colaboraciones con la industria tabacalera.

Además, instamos a los gobiernos de todo el mundo a que apliquen el artículo 19 del CMCT de la OMS lo antes posible para responsabilizar a la industria y disuadir de nuevas conductas indebidas.

Muchas gracias a todos nuestros aliados participantes de la FCA por esta impresionante victoria de salud pública.

¡Sus esfuerzos han demostrado que la sociedad civil puede hacer que los gobiernos y la industria tabacalera sean responsables!

¡Celebremos este gran logro!

Atentamente.

Les Hagen

Director General

ASH Canada

Daniel Dorado

Director de la Campaña de Tabaco

Corporate Accountability